Fondo de Solidaridad

El Consejo Directivo Central (CDC) de la Universidad de la República (UdelaR) resolvió crear un grupo de trabajo que estudie “el régimen de tributación del Fondo de Solidaridad y su Adicional y sus gastos de administración”.

Los egresados de la UdelaR presentaron ante el CDC una propuesta para levantar el Fondo de Solidaridad y que las becas sean pagadas y gestionadas por la Universidad. Los egresados sostienen que el pago del fondo va en contra del principio de gratuidad de la UdelaR y que “si el Poder Ejecutivo cumpliera con el 6% del PBI para la educación, no sería necesario pedir presupuesto extra para otorgar becas”, ya que el monto destinado asciende a US$16 millones anuales. Otra de las posibilidades que manejan es que se destine un porcentaje del IRPF para estos fondos.

Otro de los cuestionamientos al Fondo de Solidaridad por parte de los egresados son los gastos administrativos, en especial el salario de los jerarcas.

El Fondo de Solidaridad es abonado por todos los egresados de la UdelaR, que ganen más de 8 BPC ($ 28.888). Se comienza a pagar a partir de los cinco años de haber egresado, durante 35 años.

Para las carreras de cuatro años (o más) años de duración, los primeros cuatro años de aportes son de 1 BPC anual ($ 3.661) y luego la cuota pasa a 2 BPC ($ 7.222).

Los egresados cuestionan también que estos montos son fijos y no están ligados a la carrera con la que se egresa, sino que “un egresado de Bellas Artes y un cirujano pagan lo mismo”. “Tampoco importa si estás ejerciendo tu profesión o si te estás dedicando a otra cosa (…) Es un pago por el título”, dijo Federico Kreimerman, delegado del orden de Egresados del Consejo Directivo Central de la UdelaR.

Share this content

  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail