Repetición en escuelas cayó al 4,5%

Publicado: 05/06/2018

La tasa de repetición global en las escuelas del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) descendió en 2017 al 4,5%, el menor registro de la historia, lo cual confirma la tendencia descendente de los últimos años. En efecto, el año pasado repitieron 10.873 niños, menos de la mitad de los que hubieran reprobado una década atrás de haberse mantenido los niveles de reprobación de entonces.

 

 

La presentación del Monitor Educativo 2017 da cuenta de la positiva evolución de diversos indicadores estadísticamente significativos. En ese contexto, en los últimos diez años se registró la caída más importante de la repetición escolar en la historia de la educación primaria pública del país.

En efecto, Uruguay, caracterizado hasta hace relativamente poco tiempo por presentar tasas de repetición ubicadas entre las más altas de América Latina, logró – en forma sostenida – mejorar este indicador en todos los grados, categorías de escuela y contextos socioculturales.

Asimismo, el año pasado se redujo la brecha en la tasa de repetición entre las escuelas de entorno sociocultural más alto y más bajo. De todos modos, la repetición continúa mostrando diferencias importantes según el nivel de contexto sociocultural de las escuelas. Además, persisten brechas por sexo (favorables a las niñas) y región (favorables al interior).

En otro orden, la matrícula de la educación primaria común (1° a 6°) continuó descendiendo en 2017. Esta reducción no implica una menor cobertura, sino que responde esencialmente al efecto de la caída en el número de nacimientos en años anteriores, a un tránsito más rápido de los alumnos por los distintos grados escolares derivado de la reducción en la repetición y a un traspaso de matrícula hacia el sector privado.

 

CRECE EDUCACIÓN INICIAL

 

En el nivel de educación inicial, en tanto, sigue observándose un crecimiento de la matrícula, fundamentalmente como resultado de la progresiva expansión de la cobertura en el nivel de 3 años (los niveles 4 y 5 son virtualmente universales desde hace algunos años).

 

 

Por otra parte, en los últimos años se ha logrado una importante expansión del número de escuelas (y de niños) con extensión de la jornada escolar. En 2017, el 19,7% de la matrícula de 1° a 6° y el 22,8% de los alumnos de inicial asistía a escuelas o jardines de tiempo completo o extendido.

Asimismo,  el tamaño de los grupos de 1° a 6° se mantuvo estable en 2017 (21,9 alumnos), luego de haberse reducido significativamente en la última década. En tanto, siguió disminuyendo la cantidad de grupos numerosos. En 2017, solo 317 de los más de 10.500 grupos de 1° a 6° tenían 30 alumnos o más.

Otro dato estadístico realmente ponderable es que las escuelas de contexto sociocultural más desfavorable son las que cuentan, en promedio con grupos más pequeños, lo cual coadyuva a la mejora de la calidad de los aprendizajes.

Las tendencias de más largo plazo continúan dando cuenta de un conjunto de transformaciones importantes en la educación inicial y primaria pública, así como de indicadores que muestran una relativa estabilidad. Se destacan cuatro en particular.

En primer lugar, se registra una serie de cambios estructurales profundos que ambientan una mejora en las condiciones para los aprendizajes. La matrícula escolar se ha reducido en casi 68 mil niños desde 2017, manteniéndose un nivel de cobertura universal.

Paralelamente, la matrícula en las escuelas de jornada completa o extendida se ha duplicado, a la vez que se han diversificado los formatos escolares de manera tal que la totalidad de la matrícula de los quintiles más vulnerables es atendida en escuelas del Programa Aprender, de tiempo completo o de tiempo extendido.

Concomitantemente, ha descendido la presencia de grupos escolares superpoblados, hasta prácticamente desaparecer del mapa educativo actual.

Asimismo, en la actualidad las escuelas cuentan con un número de alumnos por maestro que se acerca a los umbrales considerados adecuados para el desarrollo del proceso de aprendizaje. La caída de la matrícula también ha repercutido en una disminución sustantiva del tamaño promedio de las escuelas, lo que va configurando un escenario de instituciones que tienden a una escala más “amigable” para su organización y su gestión, así como para la atención de los niños y sus familias.

 

TRAYECTORIAS PROTEGIDAS

 

El Presidente del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Profesor Wilson Netto, valoró particularmente el proceso de acompañamiento de trayectorias educativas iniciando en 2016, en relación a la mejora de los resultados educativos en Educación Inicial y Primaria.

 

 

“Sólo es posible transformar nuestro sistema educativo y avanzar a una educación personalizada, si todos nosotros cumplimos un rol de constructor de políticas educativas y de la realidad”, subrayó.

En ese contexto, Netto instó a generar estrategias y a repensar los problemas, “dándonos el permiso y la capacidad de construir la realidad y de construir verdaderas comunidades educativas con ese enfoque”.

Finalmente, manifestó que el gran desafío “es construir formas de organización distintas de conocimiento de las instituciones, que nos permitan alcanzar el objetivo de igualdad de oportunidades de aprendizaje”.

La Consejera del CODICEN, Maestra Elizabeth Ivaldi, valoró al Monitor Educativo en tanto proporciona certezas, instando a procesar reflexiones en clave colectiva.

Al respecto, manifestó que la información proporcionada por esta herramienta, que requiere naturalmente de la mirada docente, “debe ser leída en contexto, en la realidad institucional y en la realidad de cada una de las vidas de las trayectorias de nuestros alumnos”.

La Directora General del CEIP, Magíster Irupé Buzzetti, afirmó, elocuentemente, que el Monitor Educativo “empuja a la toma de decisiones, que tiene que ver con los datos y la información que surge de esta herramienta”. En ese marco, valoró, por ejemplo, la casi universalización de la educación inicial en el nivel de tres años.

“El poder optimizar recursos económicos tiene que ver con el Monitor Educativo. Hoy, con los mismos recursos, podemos tener los grupos que tenemos en tres años, sin tener que solicitar cargos para dar cobertura”, reflexionó.

Finalmente, consideró que la información emanada del Monitor Educativo “nos tiene que seguir empujando a la toma de decisiones”, valorando su crucial incidencia “en la protección de las trayectorias educativas que estamos haciendo”.

 

Fuente: Comunicación_ANEP