Verano inclusivo

Publicado: 30/01/2019

El proyecto de Primaria promueve la integración, en clave de derechos y equidad.

 

 

Ciento treinta niños de once escuelas del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), con particular énfasis en la Educación Especial, participan en el Programa Educativo de Verano con un acento integrador e inclusivo, en las confortables instalaciones del complejo del Sindicato Único de las Telecomunicaciones (SUTEL).

 

Esta experiencia, que apunta a la formación integral, permite a los chicos -incluyendo a los de capacidades diferentes- interactuar, generar vínculos y disfrutar de espacios de participación, mediante actividades recreativas, tanto lúdicas como deportivas, lo cual contribuye al desarrollo de la corporalidad y de la dimensión socio-emocional.

 

La capacitación a los educadores incluye, entre otros saberes, el aprendizaje del lenguaje de señas, a los efectos que puedan trabajar con niños sordos y así generar una interacción entre pares, en una situación de equidad.

 

El proyecto se inscribe en un convenio suscrito entre el CEIP y la organización sindical que nuclea a los trabajadores de la Administración Nacional de Telecomunicaciones (ANTEL), que ceden para su usufructo las instalaciones del Complejo Sindical, Social y Deportivo “Oscar Tassino”, que está emplazada en pleno barrio Tres Cruces de nuestra capital.

 

El edificio, que está situado en una zona geográfica privilegiada de Montevideo, posee piscina, canchas, gimnasio y varios salones, que tienen las condiciones para recibir a un contingente de niños.

 

 

Más y mejores propuestas

El Consejero del CEIP, Maestro Pablo Caggiani, reflexionó que “la inclusión es uno de los principios de la política educativa.  Esto se ha consolidado, a partir de la articulación con diversos actores, en este caso SUTEL. También con la comunidad de sordos y con la Intendencia de Canelones, con la bajada inclusiva, que permite que niños que no accedían a la playa lo puedan hacer”.

 

También aludió al caso de la Escuela Nº 200, “donde hay niños con dificultades de movilidad”, que participan en esta experiencia de acento inclusivo.

 

En torno al éxito del Programa Educativo de Verano, el Maestro Pablo Caggiani recordó que existe una lista de espera, “por los cual se han reforzado algunas propuestas. Además, tenemos una nueva demanda relacionada con el problema climático, para que los niños  de los departamentos donde hay evacuados puedan participar. Asimismo, esta semana comienzan los campamentos educativos, que permiten que cada propuesta de Verano Educativo acceda a un campamento”.

 

La Directora del Verano Educativo de la Escuela Nº 254, Maestra María José Brinck, recordó que esta propuesta se puso en marcha el verano pasado. En ese contexto, informó que en las instalaciones de SUTEL se realizan actividades lúdicas y piscina, entre otras.

 

Al respecto, la educadora consignó que este año la propuesta “se amplió muchísimo. En principio, participaban la escuela Nº 254, la escuela Nº 45 y la escuela Nº 61. Luego, por la gran demanda que hubo, se abrió otra sede precisamente en la escuela Nº 61. Este año, tenemos nada menos que once escuelas participando”.

 

María José Brinck calificó este proyecto como “una gran oportunidad, que es sumamente aprovechable. Más allá de desestructurar la propuesta de Primaria, esta experiencia permite continuar aprendiendo todos los días, tanto ellos como nosotros. Es disfrutar el verano compartiendo, incluyendo y aprendiendo”.

 

Las maestras Daiana Vázquez y Cinthia Núñez narraron pormenores del proyecto “Deconstruir para construir”, el cual tiene un enfoque de género. Al respecto, se trabaja con niños que padecen discapacidades y, en algunos casos, con otros que están en situación de vulnerabilidad social.

 

La propuesta contempla la integración entre pares y con personas adultas, desde un enfoque que privilegia los derechos, la diversidad y la equidad.

 

Fuente: Comunicación_ANEP